gulfmaster.png

Los secretos que esconden los mares y los ríos son tan incontables como sus maravillas. ¡Y qué lo digan los buzos!, esos profesionales del agua que desde hace más de 4500 años se escabullían por sus profundidades para descubrir los misterios del universo líquido en busca de nácar. Ese paraíso temido por unos, admirado por otros y anhelado por muchos, colmado de animales exóticos, plantas con colores fluorescentes, perlas preciosas e historias de aventureros, es el mundo marino al que todos debemos la vida humana. Por eso en Casio traemos para ti la línea de relojes G-Shock Gulfmaster inspirada en esta actividad profesional colmada de adrenalina, con un amplio abanico de posibilidades que llegó para completar el kit que todo buceador autónomo experto debe tener.

Pero, ¿qué es el buceo? Aquel acto en que una persona se sumerge en medios acuáticos con un fin específico con y sin ayuda de equipos especiales, como es el caso de la apneísta colombiana Sofía Gómez, quien recientemente obtuvo el récord mundial en buceo libre con peso con bialetas, tras alcanzar un profundidad de 84 metros. Hoy, sin embargo, queremos contarte un poco sobre el primer tipo, o buceo con equipo de respiración autónomo, en el cual los buzos profesionales destacan por sus habilidades en la construcción y mantenimiento de puertos, ingeniería civil, extracción de hidrocarburos, rescate, etc. El siguiente es el equipo básico del también llamado submarinismo o escafandrismo, para que te animes a descubrir esta actividad profundamente:

1. Botella de aire comprimido y reguladores independientes: ¿Sabías para lograr el récord mundial en buceo profundo,  que batió en 2014 el buceador egipcio Ahmed Gamal Gabr con una inmersión de 332,35 metros en el mar Rojo, necesitó 4 años de preparación, 15 horas bajo el agua y 60 botellas con una mezcla de gases comprimidos? El tanque de buceo, fabricado con aleaciones de acero o aluminio contiene el gas transpirable comprimido que te permitirán respirar durante tu inmersión bajo el agua y está preparado para resistir profundidades de 200 a 3000 psi,  tiene aproximadamente una capacidad entre los 5 y los 18 litros. Sin embargo, su labor sólo es posible mientras esté conectado al regulador autónomo o circuito abierto de buceo, encargado de ajustar el gas de la botella a la presión que necesites para que puedas respirar bajo el agua e inventado en 1943 por los franceses y padres del buceo profesional moderno: Jacques-Yves Cousteau y Émile Gagnan. Ahora bien, si prefieres realizar inmersiones que incluyen tiquete aéreo, te recomendamos simplemente alquilarlo en el lugar de destino para mayor practicidad.

2. Máscara de buceo: ningún invento es un fracaso, esa es la ley. Ese fue el caso del casco diseñado para los bomberos porCharles Deane en 1823, que si bien resultó inútil debido a su recalentamiento interno resultó ser un éxito para los buceadores de la época a pesar de sus problemas con el bombeo de aire dentro del casco. Así pues, también llamadas gafas de buceo, esta herramienta indispensable consiste en un marco -generalmente en material sintético o plástico- que sostiene los lentes elaborados usualmente en cristal templado o inastillable, además de la pieza facial de la máscara fabricada con caucho, PVC o silicio cristalino, un puente de nariz en su volumen interno para evitar el fenómeno de ventosa,  y, finalmente, la correa y una hebilla que la aseguran y fijan a la cabeza. Es esencial que pruebes las gafas antes de comprarlas pues dependiendo de la distancia entre el vidrio y tus ojos, será el campo de visión.

3. Accesorios: Hay distintos ingredientes esenciales para la correcta práctica del buceo autónomo como el snorkel, un cinturón de lastre que da a la botella la mayor flotabilidad positiva cuando se le haya agotado el aire comprimido y que normalmente viene integrado al chaleco,  guantes  de trabajo, escarpines que protegen los pies del frío, profundímetro, manómetro, cuchillo de material inoxidable para despejar el terreno de obstrucciones que puedan poner en peligro la vida del buzo, brújula, linterna, sonajero, boya inflable y especialmente, tablas de buceo que indican al buzo los límites de seguridad para evitar la acumulación de nitrógeno y otros gases tóxicos en su organismo.  Y es que tal como relata el portal diariodenautica.com, antes de practicar el submarinismo, es indispensable saber que cerca de 70 metros de profundidad la compresión del oxígeno resulta tan elevada que éste se vuelve tóxico para las células del organismo desencadenando una euforia similar a la borrachera e incluso la muerte del buceador.

4. Traje de buceo: Ten presente que el frío tiene una propagación de 25 veces más rápida en el agua que en el aire, por lo cual, la regulación de la temperatura corporal del buzo bajo el agua es indispensable. Aunque increíble, el aire en el traje de buzo más antiguo del mundo, hecho en cuero fino de Finlandia y recubierto por una capa de brea en 1790, entraba por unos tubos de madera ¿su propósito?, proteger al buzo de hipotermia. Hoy en día el traje para esta actividad puede ser seco o húmedo, cuya diferencia central reside en que si bien ambos son fabricados usualmente en neopreno, un material plástico y poroso muy flexible que proporciona aislamiento, el primero reduce al mínimo la circulación del agua para evitar que el cuerpo pierda su temperatura y el segundo, en cambio, permite la entrada de cierta cantidad de agua que al quedar retenida en los poros del material genera que el calor desprendido por el cuerpo humano caliente esta agua. En cualquier caso, lo importante es que el grosor del traje sea entre 6mm y 7mm de forma que sea tan útil en aguas cálidas como frías. Además, las aletas de caucho u otros materiales sintéticos que fueron patentadas en 1932 por el francés Louis de Corlieu y permiten navegar a mayor velocidad bajo el agua por su rigidez transversal y flexibilidad longitudinal, resultan de gran practicidad para inmersiones profundas.

5. Chaleco hidrostático: tal como los peces, la Stab Jacket fabricada a base de nylon es para los buzos lo que la vejiga natatoria es para el pez. Por ello, este chaleco, también llamado BCD por sus siglas en inglés 'Buoyancy Control Device, cuenta con una cámara de aire conectada al regulador que permite inflar el chaleco con el gas de la botella y a su vez, regalarle al buzo flotabilidad a voluntad para compensar la pérdida de empuje ocasionada por el aumento de la presión durante el descenso.

6. Casio G-SHOCK Gulfmaster: ¡llegaste a donde era!, porque ni siquiera Poseidón hubiera imaginado esta colección de relojes de la línea de Casio G- SHOCK, que combate la fuerza de gravedad con su increíble resistencia a los golpes, vibraciones y  presión del agua. ¿Sabías que durante el buceo autónomo es indispensable tener un control del tiempo y la profundidad del descenso? Justamente por ello en Casio creamos la serie Gulfmaster inspirada en buceadores expertos con funciones extraordinarias como el gráfico de mareas, indicador de altura de hasta 10.000 metros y de fases lunares para facilitar la orientación del buzo y acompañarlo por sus aventuras en aguas con profundidades de hasta 20 bares o 200 metros. No es de extrañarnos, que las últimas referencias de la serie de relojes G- SHOCK Gulfmaster cuentan con cuatro sensores para registrar constantemente las condiciones oceánicas: termómetro para conocer los cambios de grados del agua y del aire, brújula digital con el propósito de detectar la dirección de vientos, mareas y del norte magnético, presión atmosférica esencial para predecir los cambios climáticos repentinos y, por último pero no menos importante, el sensor de profundidad, que mide la distancia descendida en tiempo real.

Así, con diversidad de materiales anticorrosivos que van desde resina, acero inoxidable, fibra de carbono y hasta uretano suave, esta serie de relojes inteligentes G-SHOCK Gulfmaster cuenta con alimentación energética por células solares independientes y como si fuera poco, con un sistema Smart Access y cinco alarmas diarias para que la correría bajo el agua no cese jamás. Y es que sin duda, más que un ecosistema, el universo acuático es para Casio un aliado ideal con quien trabajamos día tras día para diseñar la serie de relojes más resistente del mercado: los Gulfmaster de Casio.