gshock_mantenimiento.jpg

Aunque todos quisiéramos que nuestros relojes G-SHOCK y BABY-G de batalla fueran eternos, lo cierto es que a pesar de su inigualable resistencia a golpes o vibraciones, requieren de unos cuidados especiales para mantenerlos como el primer día y asegurar su funcionamiento. Desafiar la fuerza de gravedad como los G-SHOCK y BABY-G no ocurre por milagro, por fortuna, con unos buenos mimos de tu parte lograrás que ese mejor amigo en las buenas y en las malas, tenga una vida útil lo más longeva posible. Recuerda que no sólo es artista quien crea sino especialmente quien conserva, y por eso, en Casio Tiendas Oficiales queremos compartirte unos truquitos caseros para cuidar tu reloj:

  1. Primero, recordemos que los enemigos públicos de los relojes en general y de Casio en particular, son: el agua de mar, el sudor, el cloro, el agua demasiado caliente, bronceadores y perfumes, derivados del petróleo (nafta, bencina, thinner, pintura) y adhesivos sintéticos, entre otros. Por ello, de manera general se recomienda periódicamente limpiar la correa con un paño suave o retirar el polvo con un pincel de esmalte limpio para evitar que se acumule la suciedad con el tiempo y se ocasionen daños irremediables.

  2. Ahora bien, para una limpieza general de los diversos modelos BABY-G  y G-SHOCK te sugerimos poner tu reloj bajo un chorro de agua fría por unos segundos, sumergirlo dentro de un vaso con agua al clima durante unos 15 minutos y al retirarlo, aprovechar para limpiar su cara interior con un hisopo pues es allí donde mayor sudor se acumula, fluido que puede ocasionar fallas en las lecturas del sensor. Finalmente, seca el reloj con una tela de microfibras y especialmente la carátula, que ojalá puedas aspirar para secar los restos de agua entre las grietas del reloj. Ten presente evitar exponer tu reloj a baños de agua caliente en la tina, jacuzzi, piscinas termales, ni demás espacios con altas temperaturas como la sauna, pues podría dañarlo irremediablemente.

  3. En relojes con caja de resina como la mayoría de referencias Casio G-SHOCK y BABY-G, te proponemos usar un jabón neutro, cepillo y un reparador específico para que le dé un aspecto más rejuvenecedor. Algunas personas pueden presentar reacciones alérgicas al reparador, así que debes tener cuidado. En ocasiones, se recomienda usar aceite de silicona con una viscosidad de 100 a 500 (nunca más) para el mantenimiento de las cajas de resina, pero ojo, sin que éste rezume pues eliminar los restos de aceite de ciertas partes del reloj puede ser muy complicado. En este caso es mejor que falte a que sobre. Además, debes tener consciencia que si tu G-SHOCK o BABY-G no es para bucear, es decir, Frogman, no debes presionar sus botones o abrir la corona bajo el agua o mientras esté mojado.

  4. Ahora bien, para la limpieza de la correa de resina te aconsejamos desmontarla y lavarla únicamente con agua y jabón. Finalizado el procedimiento, debes secar muy bien, pues si queda una humedad podría acartonarse y hasta agrietarse. En tal caso, proponemos sumergir la correa en aceite de silicona para que recupere su elasticidad al cabo de dos semanas aproximadamente.

  5. Si planeas cambiar de reloj por un periodo considerable de tiempo,  es pertinente que en aquellos modelos BABY-G o G-SHOCK que no funcionen con energía solar retires la pila antes de guardarlos, ya que la oxidación de los componentes de la batería podría afectar las demás piezas. Incluso, es prudente sustituir regularmente los sellos cada 2 o 3 años y cada 3 o 4 cambiar la batería en un centro de servicio de nuestras Tiendas Oficiales Casio, donde un profesional podrás además revisar la estanqueidad de los componentes y corregir pequeñas dificultades.

  6. Te invitamos a limpiar el cristal mineral que protege el display de las referencias BABY-G Y G-SHOCK,  altamente resistente a los golpes y rayones, con óxido de cerio o pulimento y una lija de agua de grano 2000. Primero, pasa la lija suavemente por el cristal en forma circular hasta darle a la pantalla un acabado mate que al palpar con tus dedos se sienta completamente liso. Acto seguido, dale brillo a la pantalla frotando el óxido de cerio en forma radial hasta que observes cómo tu reloj luce nuevamente radiante y con menos arañazos al cabo de unos pocos minutos.

Recuerda que por la compra de tus relojes en nuestras Tiendas Oficiales Casio puedes disfrutar de una serie de beneficios como los 5 años de pilas gratis en cualquier referencia presentando tan solo la factura de compra y ni qué decir del saldo acumulado a tu favor por cada compra, correspondiente al 5% del valor neto de cada producto adquirido (es decir, menos el 19% del IVA), que podrás redimir en máximo 180 días posteriores a la adquisición. Como si fuera poco, nuestras líneas consentidas G-SHOCK y BABY-G  cuentan con un respaldo nacional por 3 años y un año de seguro extendido a nivel internacional que podrás usar activamente durante tus viajes. Para conocer más sobre los cuidados de cada reloj te invitamos a explorar nuestra página web, donde podrás acceder a los manuales de cada modelo de manera gratuita. ¡Anímate!